¿Hace cuánto que no cambias tu colchón? ¿Está tu cuerpo descansando? Hay cosas como estas que a veces no le tomamos importancia, pero esto es parte también de nuestra salud. Los dolores de espalda, cuello, o estarse moviendo demasiado en la cama puede deberse a que tu colchón está viejo o no es el adecuado para ti.

Lo recomendable siempre es dormir las 8 horas, pero a veces no lo hacemos y si le añadimos que el colchón no es el que necesitamos, nuestro cuerpo se sentirá con dolor y estaremos cansados.

Para elegir un colchón debes tomar en cuenta la firmeza, las medidas, y la tecnología que tiene.

La firmeza, que es la dureza de un colchón, puede ser alta, media o baja esto puede depender de la tecnología con que este hecho, te sugerimos tocar el colchón, hundir tu mano sobre él, sentarse, recostarse y quedarte quieto unos segundos así obtendrás una mejor sensación de su firmeza.

Las medidas de un colchón pueden ser individual, matrimonial, queen size o king size. Y su elección debe basarse no solamente en el tamaño de tu dormitorio, asegúrate que se ajusta a tu altura y corpulencia, y que te permita libertad de movimiento durante el sueño.

Si estas en una tienda te recomendamos que también comentes si tienes algún problema en la columna y de qué lado acostumbras a dormir para recibir una mejor recomendación.

Los costos de los colchones pueden variar de acuerdo a su tecnología, que puede ser de muelles, espuma, viscoelástico, fisiopur o látex; por lo que te sugerimos que pruebes los colchones en la tienda y preguntes tus dudas antes de comprar para que puedas estar seguro que es el colchón ideal para ti.